El Camino del Anillo: naturaleza e imaginación para tocar el alma

Se consolida esta ruta espiritual en la Sierra Norte de Madrid, inspirada en la obra de J.R.R. Tolkien.

Por Pablo J. Ginés 

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

J. R. R. Tolkien, el célebre autor de El Señor de los Anillos, además de ser un católico devoto, era también un enamorado de la naturaleza y un gran paseante. Se nota en toda su obra, en sus cuentos, novelas, poemas y dibujos. En nuestros días, subir a una montaña o ver un bosque puede ser una experiencia muy especial para toda una generación nacida en la ciudad y atrapada en las pantallas. Caminar en la naturaleza casi siempre acerca al hombre a Dios. El pueblo de Israel se forjó caminando hacia la Tierra Prometida, Jesús formó a sus discípulos caminando por las hermosas colinas de Galilea.

Comer, cantar, hablar, caminar en la belleza, reconocer la grandeza de la Creación… Esta es la intuición de El Camino del Anillo, una ruta de 122 kilómetros por la Sierra Norte de Madrid –Buitrago, La Hiruela, Patones…– con final en Torrelaguna. Usa la temática tolkieniana de fantasía, y también su trasfondo cristiano, y es especialmente atractiva para
grupos católicos. De hecho, el arzobispado de Madrid creó la Fundación Laudato Si para apoyarla. 

El camino del anillo cuervo
Experiencia espiritual

El sacerdote Gonzalo Arroyo la recorrió con 9 jóvenes caminantes de la parroquia Cristo Sacerdote, de Madrid, en julio de 2021. “Compartías con intensidad todo: gritos, bichos, alegrías. Aprendías a valorar lo pequeño, la comida, el calzado, el agua. Celebrábamos la misa, rezábamos laudes y el Rosario. Las mejores conversaciones, humanas y espirituales, salían al caminar”, señala. 

Destaca que para un sacerdote que cada verano tiene que atender distintos grupos de jóvenes, el Camino del Anillo tiene varias ventajas: “Aquí ya está toda la logística y la temática montadas, y se adaptan a tu grupo. Te dan la comida y la cena. El cura puede dedicarse solo a ser cura: escuchar, confesar al aire libre, celebrar misa y disfrutar de la Creación. Es bueno llevar instrumentos para las vísperas o misas: cantar en la naturaleza es muy especial”, apunta. Además, “la ambientación en la Tierra Media de Tolkien ayuda a abrir la mente y el corazón, ayuda a la imaginación, al alma en general”, matiza. La misa o una oración para cerrar el día aporta mucha espiritualidad al viaje.

Grupos heterogéneos

Puede ser una buena ruta para grupos heterogéneos que no son ni de familias, ni de adolescentes, ni de jóvenes, la gente diversa que las parroquias no saben a veces cómo juntar. Paulina Núñez, consagrada de Regnum Christi, community manager y formadora en la Universidad Francisco de Vitoria, constata que realmente se crea comunidad. Ella caminó con un grupo de 14 personas, de unos 25 años de media, antiguos alumnos y estudiantes de posgrado, de Miércoles Santo a Domingo de Resurrección. Ruta de día y oficios de Semana Santa por la tarde, en la peculiar iglesia artesonada de Buitrago de Lozoya. “Los paisajes son espectaculares; los lugares, muy cuidados, y es una experiencia espiritual muy equilibrada, bien pensada y ortodoxa. No es solo para fans”, asegura.

“La ambientación en la Tierra Media de Tolkien ayuda a abrir mente y corazón” 

Desde National Geographic

El iniciador de esta aventura es Pablo Martínez de Anguita, profesor universitario e ingeniero forestal, cautivado por la fe de Tolkien y su imaginación. “Unos amigos me dijeron que la Sierra Norte se parece a la Tierra Media, y pensé: ‘Pues es
verdad’”, explica para Misión. Con ellos visitó durante años la montaña con sus búnkeres de la guerra, los bosques, los pueblos de piedra. Hablaron con los alcaldes y vecinos, recuperaron sendas olvidadas, acondicionaron viejas casas parroquiales vacías y así surgió la ruta, que transcurre por esta Reserva de la biosfera.

Los peregrinos llegan cansados y transformados a la gran iglesia de Torrelaguna, donde un árbol en piedra, el Árbol Blanco de Gondor, apunta a otro árbol, la Cruz de Cristo. Algunos lloran allí, especialmente los extranjeros, que conocieron la ruta por una recomendación en National Geographic

Ocho grupos han realizado ya sus distintas versiones. La más larga es de nueve días. Hay otras más breves, como de cinco días en Semana Santa. Y se están diseñando versiones para familias y para fin de semana.

La Compañía del Anillo

“Proponemos empezar el día con la oración del cardenal Newman, ‘Llénanos, suave luz’. Repartimos a todos la Guía del Peregrino, con la explicación de cada jornada en términos tolkienianos. Si quieres profundizar más, repartimos unas tarjetas cada día, con citas de Tolkien y del Evangelio. Y hay unos audios más detallados, de 20 a 40 minutos. Quien quiera puede escucharlos mientras camina”, añade Martínez de Anguita. 

Él desea llegar a más niños y adolescentes. “Los niños hoy hacen campamentos urbanos y no contactan con la naturaleza, que es acogedora y es imagen del Padre Creador por su grandeza, belleza y paz”, lamenta. 

El Camino del Anillo crecerá y tocará más mentes y corazones si cuenta con más voluntarios, a los que llaman “montaraces”. “Nos parecemos a la compañía del Anillo: somos de distintos movimientos católicos, incluso algunos no son cristianos, pero juntos construimos este Camino. Como buenos hobbits, comemos, bebemos y disfrutamos juntos. Después, el Fuego Secreto, el Espíritu Santo, nos irá guiando”. O, como decía la canción de Bilbo Bolsón: El camino sigue y sigue… 

Más información

Teléfono: 686 927 413
info@elcaminodelanillo.com y www.elcaminodelanillo.es

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022 2022

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022