Parque Güell

Los secretos del Parque Güell: una Alegoría del Paraíso

Es uno de los lugares más emblemáticos de Barcelona, pero pocos conocen la simbología religiosa que Gaudí imprimió al parque Güell.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

Por M.ª Eugenia García Bermejo. Responsable de Formación de Nártex

Artículo publicado en la edición número 60 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Eusebio Güell encargó a su amigo Antonio Gaudí un proyecto revolucionario a las afueras de Barcelona, vinculado a los orígenes del cristianismo en la antigua Barcino, pues por él transcurría el iter romano por el que pasó san Severo camino de San Cugat.

El proyecto consistía en una pequeña ciudad amurallada, construida en armonía con la naturaleza, y capaz de cubrir todas las necesidades de sus habitantes.

Toda una alegoría del Paraíso. Gaudí vivió allí 20 años, en los cuales perdió a su padre y a su sobrina, y enfermó gravemente, pero también disfrutó junto a su amigo Güell de numerosos paseos mientras rezaban el rosario.

Durante la Semana Trágica de 1909, no salió, y vio el incendio de iglesias y conventos, entre ellos su parroquia. Por ello, los textos del banco no son fáciles de leer, pues si fueran demasiado visibles, podrían provocar palabras improcedentes.

Belleza

La belleza es símbolo de trascendencia. Para Gaudí, lo espiritual es tangible y  “la sensibilidad mediterránea percibe la verdad de forma sensorial y concreta”.

Entrada

La residencia del guarda y el lugar de espera para visitas tienen cruces. Cristo es la puerta.

Necesidades corporales

Nada falta a quien confía en Dios. Las necesidades están cubiertas: una gran cisterna abastece de agua; sobre ella, una sala hipóstila (de columnas) para ubicar un mercado; y espacios donde se establecerían los chalés orientados hacia la iglesia.

Necesidades sociales

Una gran plaza para reuniones, fiestas y encuentros; anchas escaleras y el banco serpentino, además de utilidad, buscan un simbolismo y una belleza integrada en la naturaleza.

Necesidades del espíritu

Un calvario situado en lo más alto; la vía principal dedicada al Rosario, y grutas que recuerdan a Lourdes. 

Muralla

El Parque está amurallado: como el creyente, está en el mundo, pero no le pertenece, y es inaccesible como lo es la fe para quien no quiere entrar por la puerta de Dios. 

Banco

Su estructura busca la comodidad para reuniones inmersas en la naturaleza. Y esconde inscripciones marianas que solo pueden ser vistas si se buscan con deseo: la M coronada, Sus ojos, Tota ecclesia, Ángelus, la palabra María invertida para que la Virgen desde el cielo leyera la invocación, o lamentaciones como Ay Urbs antiga i atresorada (¡Ay! ciudad antigua y atesorada) porque Barcelona crece en lo material y no lo espiritual.

Jesús

El parque habla de Jesús: corona de espinas, clavos, cruces, Alfa y Omega… El arte es, para Gaudí, una oración.  

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

Rechazar todas las cookies