Padres y su bebé- por qué tener hijos

¿Por qué tener hijos?

Si los hijos supuestamente lastran nuestra carrera profesional, nos restan libertad y son un bien de lujo solo apto para bolsillos llenos de dinero, ¿por qué tener hijos hoy en día?

Por Marta Peñalver

Artículo publicado en la edición número 66 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

En 2019 diarios de todo el mundo se hicieron eco de esta noticia: “El príncipe Harry y Meghan Markle no tendrán más de dos hijos por razones medioambientales”. Los duques de Sussex afirmaban públicamente que tener más de dos hijos era una irresponsabilidad para con el medioambiente y que su deseo era no seguir trayendo potenciales seres contaminantes al mundo. El suyo es solo un ejemplo más de los dispares motivos que se esgrimen para decidir que no haya más niños. Como resultado son cada vez más los matrimonios que se preguntan por qué tener hijos. 

 “Ser padres no es satisfacer un deseo, es acoger un hijo como un bien para tu vida y para la sociedad”

Amor unitivo y procreativo

La primera respuesta a esta pregunta la encontramos en la afirmación de que los hijos son la consecuencia lógica del amor que se vive en el matrimonio cristiano. “El amor en el matrimonio es unitivo (lo primero y fundamental) y procreativo (que genera vida)”, explican David González y Yolanda Martínez, padres de cinco hijos y profesores del Diploma de Especialización en Pastoral Familiar de la Asociación Persona y Familia. Pero este amor debe ser un amor pleno, no un amor a medias. “Todo esto es posible gracias al sacramento recibido, por eso no es lo mismo casarse por la Iglesia que no hacerlo”, explican. La segunda respuesta la encontramos en la escritura: “Don del Señor son los hijos” (Sal 127, 3). Así lo explican David y Yolanda: “Ser padres no es satisfacer un deseo, es acoger un hijo como un bien para tu vida y para la sociedad. Ser madre no es parir un hijo, es cuidar a un hijo para que en el amor de sus padres pueda ver y entender el amor de Dios, y que de esta manera la sociedad pueda verlo y creer en ese bien”. 

Sin embargo, todo esto choca frontalmente con lo que vive la sociedad hoy en día. Gabriele Kuby, socióloga alemana, investigadora y autora de La generación abandonada (Didaskalos, 2021), afirma que  “somos la sociedad de la anticoncepción masiva: una cultura que impide que los niños lleguen a existir. La sociedad más rica de la historia es también la que menos niños ha engendrado jamás”. ¿A qué se debe esto? 

La respuesta, según Kuby, la tenemos en los años 60, cuando muy pocas voces advirtieron del peligro de la píldora anticonceptiva. Separar el acto sexual de su dimensión procreadora ha derivado en la explosión del sexo sin compromiso y ha dado lugar a la desvirtualización del matrimonio, a la legalización y expansión descontrolada del aborto y a una bajada drástica de la natalidad. 

A la promesa de los métodos anticonceptivos de tener sexo sin hijos le siguió la de tener hijos sin sexo. Empezó con la reproducción asistida para parejas con problemas de fertilidad y ha derivado en variopintas opciones de  “hijos por encargo”, como es el caso de los vientres del alquiler.

Lo cierto es que la reproducción, algo naturalmente ligado al acto sexual, se ha  “individualizado”. Ahora no es necesaria la figura del padre biológico para concebir y dar a luz un hijo. Ante esta situación, Kuby asegura que, una vez más, los niños son los más perjudicados al ser privados de la crianza de su padre y su madre.

Padres y su bebé- por qué tener hijos
Volver al designio de Dios

El retorno a una vivencia de la paternidad en línea con el designio de Dios pasa por entender el matrimonio como un sacramento del que brotan infinitos dones, no como un proyecto humano, permanentemente abierto a la acción del Espíritu Santo. David y Yolanda han visto que la paternidad ha sido crucial en su matrimonio y en su vida de fe. “Hemos vivido momentos en los que los hijos han sido sellos de unidad del matrimonio. También momentos donde la enfermedad u otras necesidades de la vida que requerían de nuestra entrega nos han llevado a intentar vivir la unidad matrimonial de forma creativa. Y hemos visto que  en medio de esas dificultades también Dios ha sido creativo: cuando teníamos miedo de tener otro hijo por motivos de salud [Yolanda había sufrido dos operaciones de espalda], Dios nos mandó el hijo ya andando…  [Ismael, su sobrino llegó a su casa con nueve años]”.

Lo que aporta la paternidad

Kuby explica que desde que una mujer da a luz se convierte en un ser distinto, que antepone para siempre los intereses de otro por delante de los propios. “Esta es –agrega– una evolución maravillosa, fruto del hecho de haberse convertido en madre”. Asegura que la paternidad llena de sentido la vida de las personas, que son capaces de sacrificar su propia libertad por algo mucho más valioso. El esfuerzo y la dedicación de unos padres por sus hijos no es comparable al que supone ninguna otra relación humana. 

Por su parte, David y Yolanda afirman que  “ser padre te ayuda a priorizar, organizar, rentabilizar y aprovechar el tiempo, a innovar, a formarse, a ser creativo, a trabajar en equipo. Todas estas son habilidades necesarias hoy en los puestos de trabajo. Es cierto que no es fácil, y que hay trabajos donde existe una dificultad especial para poder cumplir con tu cometido profesional y atender a tu familia. En este sentido, la sociedad debe avanzar en comprender que la mirada no puede estar puesta permanentemente en el aquí y el ahora, y en la productividad inmediata, y que, si las familias no se pueden cuidar, no habrá familias que cuidar el día de mañana; es decir, no habrá economía que mantener ni en la que crecer.” 

La paternidad capacita a las personas para sacrificarse por algo más valioso que su propia libertad

Paternidad responsable

La Iglesia habla de paternidad responsable, un término que no siempre se entiende en toda su plenitud. David y Yolanda explican que “la paternidad responsable no es solo, como tiende a verse, la decisión de los padres de no tener hijos en un determinado tiempo, sino que incluso puede ser al revés: la decisión firme de su búsqueda como un acto de responsabilidad. Así lo hemos vivido tanto con alguno de nuestros hijos, como cuando acogimos a nuestro sobrino como un hijo más en la familia. Las circunstancias de la vida y de cada matrimonio solo las conocen ellos y Dios. Y un matrimonio responsable sabe buscar a Dios en esos momentos de duda a través de la oración y de la ayuda de la Iglesia”. En este sentido, es clarividente la visión de Chesterton cuando afirma: “Hay padres tan preocupados de dar a sus hijos lo que ellos no tuvieron, que se olvidan de darles lo que sí tuvieron”. Esta obsesión es lo que está haciendo insostenible y débil a la sociedad actual. David y Yolanda aseguran que “es bueno crecer y mejorar, es bueno tener recursos, pero lo que es realmente importante se ha evaporado de nuestras vidas: unos padres que se quieran, unos hijos que lo vivan, y una sociedad que lo vea”.   

Artículo publicado en la edición número 66 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023