La revista más leída por las familias católicas de España

La revista más leída por las familias católicas de España

Salmos y Glosas

Los salmos, un gran tesoro para la oración: «Están escritos para ser rezados»

De todos los libros del Antiguo Testamento, quizá el más querido sea el de los Salmos. Jesús los citaba tan constantemente que Robert Spaemann concluye que “Él es el orante ejemplar del salterio”.

Por Enríque García-Máiquez

Artículo publicado en la edición número 70 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

S. Stuart Park subraya “el hecho no siempre reconocido de que las interioridades del alma de Cristo, su ‘biografía íntima’, se revelan en el Antiguo Testamento más que en el Nuevo (por ejemplo, en el profeta Isaías y en los Salmos)”. Natural que dos filósofos católicos del mayor nivel, el alemán Spaemann y el norteamericano Peter J. Kreeft, hayan escrito sendos libros glosándonos los Salmos. 

Un segundo encanto de los Salmos es que están escritos para ser rezados en comunidad. Cantados o, al menos, recitados, con el pueblo haciendo de coro. Esa comunidad, en cada iglesia, se reúne en el espacio, pero también se pueden leer en comunidad en el tiempo, haciéndolo junto a los Padres, teólogos, místicos, poetas y filósofos católicos que los han comentado y rezado a lo largo de los siglos. A eso nos invitan, sumándose, Meditaciones de un cristiano, el libro (en dos volúmenes) de Spaemann, publicado en la BAC; y La sabiduría de los salmos, de Kreeft, publicado por HomoLegens. Ambos traducidos ejemplarmente por Fernando Simón Yarza y Beatriz Jiménez Castellanos, respectivamente. 

Este sentido de lectura en comunidad en el tiempo viene potenciando por la generosa cantidad de citas que ambos autores, sin ninguna pedantería, prodigan. Léon Bloy, Kierkegaard, Platón, Von Balthasar, Benedicto XVI…. Se nos cuenta que el salmo 16 era uno de los favoritos de C. S. Lewis, y corremos a leerlo con sus ojos. A Peter Kreeft le impactó cuando vio cómo lo tenía de subrayado en su libro de oraciones.

La sana doctrina y la lectura informada logran un equilibro con el entusiasmo y la oración personal de sendos comentaristas. Ambas lecturas son una fiesta. Spaemann nos confiesa que rezar correctamente el salmo 16, por ejemplo, es tarea de toda la vida, pero él nos ayuda a hacerlo. Spaemann, con todo, es más sistemático y teológico, más germánico, diríamos, mientras que Kreeft es más libérrimo y divagatorio. El primero, en consecuencia, comenta todos los salmos, uno tras otro. El segundo, algunos. “No es este un trabajo de erudición, sino uno de midrash”, se explica, refiriéndose a los comentarios libres, bienhumorados, pero también eruditos de los judíos, especialmente de los jasídicos. Es su tradición.

Los Salmos están escritos para ser rezados en comunidad, cantados o recitados en coro 

Avisa Kreeft que “tenemos un TDH espiritual” y que, a menudo, nos distraemos. Los dos libros son una llamada de atención –delicada, profunda y constante– a la belleza y a la altura de los Salmos. 

Artículo publicado en la edición número 70 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE y NOVIEMBRE 2023

SEPTIEMBRE, OCTUBRE y NOVIEMBRE 2023