mujer pensativa

Seis claves para encauzar tus emociones

Te proponemos unas claves que te ayuden a gestionar tus emociones y no perdernos en nuestro laberinto interior.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Por Margarita García

Por Isabel Molina Estrada y José Antonio Méndez

Artículo publicado en la edición número 60 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

1. Salud emocional, salud integral. La mala salud emocional está relacionada con numerosas enfermedades físicas. Para combatir la ruptura entre cabeza y corazón que promueve nuestra cultura, y tomar las riendas de tus emociones, la sanación debe ser integral, e implica también un crecimiento espiritual: un cambio de mentalidad y un cambio de corazón.

2. Avanza paso a paso. No te conformes con dejarte llevar por la ansiedad, la ira, el miedo o el estrés. Ve tomando el control paso a paso: identifica la emoción, ponle nombre, explica por qué surge en ti, ponte en la tesitura de quien te hace sufrir o te descontrola, y pondera si es para tanto. Conocerte, comprenderte y aceptarte, para poder superarte y ser más parecido a lo que Dios quiere de ti.

3. Conócete mejor. Las emociones reflejan la complejidad de tu vida en un momento concreto, y van dando sentido a quienes somos. Por eso, no se trata solo de identificar y regular tus emociones, sino de conocerte mejor (tu historia, tus relaciones…). Sin ese autoconocimiento, padecerás la vida en vez de ser su autor. 

4. Lee las expresiones del rostro. Muchas de las implicaciones emocionales que tiene la  pandemia en los niños pueden minimizarse haciendo más vida de salón: pasa más tiempo en casa, háblales cara a cara, no te centres en lo negativo y pon nombre a las emociones que surgen en la familia. 

5. Busca ayuda si la necesitas.  Muchos católicos acuden al sacerdote en busca de ayuda para solucionar problemas psicológicos. Pero cuando es necesaria la terapia, no te cortes: acude a un psicólogo que tenga una visión integral de la persona, y mejor si tiene fe. No esperes a romperte para acudir al psicólogo. 

6. Dale la vuelta a la situación. Los siete pecados capitales que a menudo te hunden (soberbia, envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria), pueden convertirse en una chispa de esperanza si descubres que en ellos se esconden siete anhelos que Dios ha puesto en tu corazón: abundancia, dignidad, justicia, paz, confianza, bienestar y comunión. Enfócate en el anhelo, no en el pecado. 

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la revista Misión y recíbela gratis en casa.

Etiquetas

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

LO MÁS VISTO

Última edición

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

Misión es la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España. 

Presentamos de un modo atractivo y positivo los temas de interés y actualidad desde una perspectiva católica. 

Contribuimos a la nueva evangelización, dando criterios y argumentos a los católicos para que estos enriquezcan el debate en la sociedad. 

Vinculados a

Sección ip