El algarrobo nos lo regaló un amigo, y venía de un cortijo mítico de la Baja Andalucía. Durante diez años creció. Se encontraba a gusto en casa, porque otro algarrobo…
Leer Más